En mi tu ayuda  

  • Historia
  • España
  • Federaciones

La historia del deporte para sordos es muy extensa, aunque apenas de dominio público. De hecho, fue el primer grupo de personas con necesidades especiales que decidió participar en competiciones de oyentes, en el siglo XIX. Pero no fue hasta 1888 cuando un grupo de sordos alemanes crearon un club deportivo compuesto únicamente por sordos.

Mucho tiempo tuvo que pasar para que se reconociera internacionalmente el deporte de sordos. En 1924 nació el "Comité International des Sport des Sourds" (C.I.S.S), y con él comenzaron las competiciones deportivas internacionales para sordos. Cuando el C.O.I. (Comité Olímpico Internacional) reconoció al CISS en 1955 comenzaron a celebrarse cada cuatro años los Juegos Mundiales para Sordos, creándose también los Juegos de Invierno, intercalándose cada dos años los de verano y los de invierno.

Poco se conoce del funcionamiento de esta Federación Internacional de discapacitados auditivos y sordos. Sus competiciones se encuentran en controversia con el movimiento Paralímpico, ya que prefieren organizar sus eventos separados a través de las Olimpiadas Silenciosas.

En 1981 se fundó la "European Deaf Sport Organization" (EDSO) sufragada por cuatro países: Bélgica, Dinamarca, Francia y Holanda. Francia se ofreció a organizar el I Congreso del EDSO, donde fue nombrado el primer presidente, el holandés Henny de Haas. A partir de aquí el número de países participantes ha ido evolucionando, incrementándose la lista de países europeos inscritos.

En España tuvo lugar su fundación en 1949 con la presidencia de Marcos Anavi Benavideste y durante diez años fue construyéndose poco a poco, asentándose el organismo, aunque existían pocas actividades deportivas.

El deporte empieza a funcionar oficialmente al comienzo de la década de los años 60, inscribiéndose por primera vez en el CISS y participando en los Juegos Mundiales para Sordos. A partir de entonces, se comenzaron a celebrar Campeonatos de España de Deportes para Sordos, en un principio sólo de fútbol y ajedrez, pero comenzaron a tener muchos problemas llegándose a suspenderse en varias ediciones.

En la actualidad se piensa que el deporte no necesita adaptación a la condición física del sordo por cuanto su complexión es idéntica a la de las personas sin problemas auditivos; aunque sí se necesitan pequeñas adaptaciones como ayudas visuales a las indicaciones de los jueces en plena competición, pero los clubes normalizados aceptan al deportista sordo en casos muy concretos y puntuales y nunca suelen darles la oportunidad de practicarlo oficialmente.

Cuando aparece el Real Decreto 1835/91 del 20 de diciembre sobre Federaciones Deportivas Españolas y Registro de Asociaciones Deportivas, se reconoce la necesidad de crear una Federación de Deportes para sordos como complemento de La Ley del Deporte 10/1990. En 1993 la Comisión Directiva del Consejo Superior de Deportes dio su aprobación y consiguiente inscripción en el Registro de Federación Deportiva, con el número 48, apareciendo así una legislación que regula el deporte para sordos de una manera oficial. Realizan los Juegos Mundiales de verano o invierno y las Olimpiadas silenciosas cada cuatro años.


En todos los paises existen Federaciones de discapacidad auditiva. En España hay federaciones en todas las provincias y también la Federación Española.

Aquí les dejo los enlances de algunas de ellas:

    Yudo
    Ciclismo
 
Realizado por el Grupo "Novatos"para el Certamen Internacional EducaRed