Perdices a la toledana           *

ELABORACIÓN

1

Se despluman las perdices y se desangran. Pueden comprarse ya desplumadas y listas para cocinarlas.

2

Espolvorearlas de sal, por dentro y por fuera, y atarlas con bramante.

3

Dorarlas en el aceite bien calentito y, a medida que se van dorando, se pasan a una cazuela de barro.

4

Se añaden las cebollas picadas, las zanahorias en rodajitas, los dientes de ajo picados, las hojas de laurel, el aceite de freirlas, el vinagre, el vino y la pimienta.

5

Se pone la cacerola al fuego y se dejan cocer las perdices durante unas 2 horas, aproximadamente. Pasado ese tiempo, se comprueba si están ya tiernas apretándoles ligeramente los muslos. Si estos se desprenden con facilidad es que están cocidas.

6

Retirarlas del fuego, desatarlas y partirlas por la mitad. Se suele servir media perdiz por comensal, acompañada de la salsa en que se ha cocido.

¡Cuidado con los perdigones, si son procedentes de caza!

Además de los ingredientes antes indicados, fue fundamental el cariño puesto a lo largo de toda la elaboración.

 

PRESENTACIÓN

perdices toledana.jpg (37904 bytes)

 

Se acompañaron de un vino tinto, denominación de origen Valdepeñas: Viña Albali. Reserva 1993.

 

COCINA Y ARTE

Platanos y naranjas (Raoul Dufy).jpg (9125 bytes)

Plátanos y naranjas, Raoul Dufy