Información

 

 

 

Principal ] [ Información ] Misión ] Proceso ] Recursos ] Evaluación ] Conclusión ]

 

       Datos básicos sobre el imperio carolingio:

Los francos fueron el pueblo de donde surgió el imperio de Carlomagno.
 
Los francos desplazaron a los visigodos hacia Hispania y se establecieron en las Galias.

El rey Clodoveo llevó a cabo la conversión al catolicismo.

 
Los altos cargos, denominados mayordomos de palacio, fueron adquiriendo cada vez más importancia y poder en el gobierno del reino de los francos.
 
Uno de estos altos cargos, Carlos Martell, consiguió frenar a los musulmanes en Poitiers, en el año 732.
 
El hijo de Carlos Martel, Pipino, fue elegido rey de los francos.
 
El hijo de Pipino, conocido como Carlomagno, fue coronado emperador por el papa León III, en el año 800.
 
 
Carlomagno extendió su imperio por Francia, los Países Bajos y parte de Alemania e Italia.
 
Para poder administrar todo el territorio éste estaba dividido en condados.
 
En las fronteras establecieron unas zonas militarizadas, para una mejor defensa, que reciben el nombre de marcas.
 
En la zona de los Pirineos se encontraba la Marca Hispánica.
 
La capital del imperio carolingio era la ciudad de Aquisgrán.
 
En ella Carlomagno fundó la Escuela Palatina, para su familia y la nobleza.
 
A su muerte, el imperio se desintegró mediante el Tratado de Verdum (843), mediante el que se dividió el territorio en varias parte.
 
Las parte en que se dividió en imperio carolingio fueron el origen de algunos de los países europeos.
 
Los elementos característicos de la arquitectura carolingia son:
- muros de piedra y ladrillo,
- utilización de columnas y pilares,
          - arcos de medio punto.
 
El monumento más importante es el palacio de Aquisgram.
 
Como parte del palacio se construyó una iglesia de planta octogonal con una bóveda en la misma forma.
 
La escultura es muy escasa, destacando una pequeña estatua ecuestre del emperador Carlomagno.
 
 
En la pintura podemos destacar las miniaturas para decorar los libros. Siendo unos de los más destacados el Evangelio de la coronación y el Salterio de Utrecht.
 
 

Ir al principio