LOS REINOS CRISTIANOS

 

Principal ] [ Información ] Misión ] Proceso ] Recursos ] Evaluación ] Conclusión ]

 

 

 

       Datos básicos sobre los reinos cristianos y la Reconquista:

Los árabes permanecieron en España durante casi 8 siglos, desde el 711 al 1492.

Desde el primer momento, en el norte de la península se reorganizaron los nobles visigodos y allí surgieron varios núcleos de resistencia que dieron origen a los diferentes reinos cristianos:

1. El núcleo asturiano, que dio origen a los reinos de León, Castilla y Portugal.

2. El núcleo navarro, que posteriormente dio origen al reino de Navarra.

3. El núcleo aragonés dio origen al condado de Aragón, que luego se unió al reino de Navarra.

4. El núcleo catalán, que dio origen a los condados catalanes.

Estos reinos, que fueron desarrollándose poco a poco, en el siglo XI, coincidiendo con la decadencia del Califato de Córdoba, realizan grandes avances en la reconquista del territorio peninsular.

Algunos de estos reinos acabaron uniéndose y alcanzando así mayor poder. Esto sucedió con Castilla y León.

Algunos acontecimientos destacados de esta etapa son:  

- Los cristianos, bajo el mando de Pelayo, hijo de un noble visigodo, consiguen derrotar a los musulmanes en Covadonga (año 718). Esto hace que le nombren rey y establece la capital en Cangas de Onís. Así se inicia la llamada “Reconquista”.

- El rey Alfonso VI de Castilla conquista la ciudad de Toledo en 1085.

- En 1143 la zona portuguesa se independiza de Castilla y surge así el Reino de Portugal.

- En el año 1212 los reyes de Castilla, Aragón y Navarra ganan la batalla de las Navas de Tolosa.

- Más tarde, Alfonso IX conquistó Extremadura.

- Sevilla fue conquistada por Fernando III "El Santo".

- Jaime I conquistó Valencia y las Baleares.

- A finales del siglo XIII sólo quedaba en poder de los árabes el reino de Granada.

 LA SOCIEDAD

En la Alta Edad Media (s. VIII-XII) la vida se desarrolla en el campo. Todo está regido por los señores feudales.

El feudalismo es un sistema por el cual el rey o un noble entregaba tierras a otro noble o eclesiástico a cambio de prestarle a éste fidelidad y ponerse bajo su autoridad. El que da el feudo es el señor y el que lo recibe y le jura fidelidad es el vasallo.

Para convertirse en vasallo de un señor se realizaba una ceremonia que constaba de dos partes: el homenaje, en la que el vasallo, de rodillas promete fidelidad y ayuda al señor, besándole las manos; y la investidura, en la que el señor le entrega la tierra o feudo mediante un símbolo: un puñado de tierra, una espada o un báculo.

El castillo era el símbolo del poder feudal. En él vivía el señor, con su guarnición militar y a su alrededor se extendía el territorio que le pertenecía y donde se encontraban las aldeas de los campesinos que cultivaban las tierras.

 El señor feudal ejercía sobre las personas que vivían en su territorio un poder que le permitía cobrar impuestos, reclutar jóvenes para su ejército, juzgar e imponer castigos, etc. También era el dueño de los molinos, hornos, bodegas, etc. Todos estos derechos le proporcionaban importantes cantidades de dinero que le permitían mantener el castillo y vivir con toda clase de lujos.

En la Baja Edad Media (s. XII-XV) empiezan a tomar auge las ciudades y aparece una nueva clase social: la burguesía (de burgo = ciudad). En ellas los artesanos y comerciantes organizan los gremios.

En general se pueden establecer las siguientes clases sociales:

1. La nobleza y el clero, ejercía el poder y tenían el privilegio de no pagar impuestos.

2. Los hombres de libertad limitada, sometidos a un noble o señor.

- Encomendados: Hombres libres que cedían sus tierras a un señor a cambio de protección.

- Colonos: Hombres sometidos a un señor al que le trabajaban la tierra.

3. Siervos: Hombres carentes de libertad. (Mejoran a partir del siglo XI).

La vida de los nobles solía ser de dedicación al ocio y a las celebraciones. No tenían ninguna preocupación por los aspectos culturales y solían considerar como de villanos el saber leer y escribir. Como entretenimientos favoritos tenían la caza, las fiestas y banquetes, a las que asistían juglares y trovadores, y los torneos deportivos, donde lucían sus habilidades con las armas.

ECONOMÍA: Basada fundamentalmente en la agricultura y la ganadería.

 

CULTURA: La Iglesia, a través de sus escuelas monacales y los conventos, fue la institución que conservó y transmitió la cultura.

  Las lenguas nacionales van evolucionando y se convierten en lenguas cultas, apareciendo los primeros escritos. Así, surgen el castellano, el gallego y el catalán, como una variación del latín. La importancia política de Castilla hizo que fuera su lengua la que se impusiera con carácter general.

Los primeros escritos que podemos considerar como el origen de nuestro idioma son las Glosas Emilianenses y aparecen en el siglo X.

Aparece la poesía, siendo su primera gran manifestación el Cantar del Mío Cid. Este poema está inspirado en la vida del caballero Rodrigo Díaz de Vivar, conocido como el Cid Campeador y que vivió en el siglo XI.

Hemos de mencionar también al poeta religioso Gonzalo de Berceo y al rey Alfonso X El Sabio.

En el siglo XIII aparecen las Universidades, llamadas también Estudios Generales. Las dos primeras fueron las de Palencia (1212) y Salamanca (1254).

Las Universidades constaban de cuatro facultades: Artes y Letras; Medicina; Derecho y Teología.

En Toledo se crea la Escuela de Traductores, impulsada por el rey Alfonso X "el Sabio", un rey dedicado a la cultura que fue autor de diferentes obras sobre astronomía, poesía y ajedrez. Convirtió a Toledo en un gran centro cultural de la Edad Media.

El descubrimiento de la tumba del Apóstol Santiago, en Compostela, hizo surgir el "Camino de Santiago", que es el recorrido que hacían los peregrinos y en torno al que se desarrollaron aspectos culturales como el arte románico.

 

Ir al principio