LA IGLESIA de ANIÑON

 
 
En el centro del pueblo, se levanta majestuosamente la Iglesia Nuestra Señora del Castillo, que está ubicada en el solar de una fortaleza subsistiendo todavía un muro almenado. Es una iglesia fortaleza.
 

El conjunto exterior es de estilo mudéjar, de grandes dimensiones, con un muro lateral enorme, cubierto por ornamentación de ladrillo en dientes de sierra que interrumpen los contrafuertes, asímismo decorados, y coronado por galería renacentista. Tiene ventanas ciegas con restos de la azulejería inicial.

 

La iglesia tiene dos torres, una más pequeña, adornada con arcos semicirculares en tres pisos, y otra mayor, utilizada como campanario con rica ornamentación de rombos, dientes, arquerías mixtilíneas entrelazadas y cruces; los huecos para las campanas llevan arcos ojivales entrecruzados. La torre cuadrangular y el muro lateral sobrevivieron al incendio del siglo XVI que destruyó el resto del templo.

El interior es de una sola nave con bóveda de crucería sencilla y capillas entre los contrafuertes que se cubren, al igual que los dos tramos de la cabecera, con crucería estrellada. Es un templo del siglo XV con reformas del XVI y una capilla del XVIII, la del Misterio. Esta capilla es cuadrada, con cúpula sobre pechinas y con linterna, decorada con motivos vegetales vaciados en yeso, pinturas de la época y estípites en su entrada. 
El retablo mayor es otra obra maestra de estilo renacentista atribuida a los maestros franceses Esteban de Obray, que realizaría la arquitectura, y Gabriel Joly, que labraría la imaginería. El retablo está compuesto por 13 grupos escultóricos con escenas de la vida de Cristo y de María, con hornacinas aveneradas; una imagen dedicada al Asunción de la Virgen, en la actualidad desaparecida y reemplazada por otra; y un calvario en el ático. Completan el retablo columnillas anilladas y abalaustradas, ángeles, santos, conchas, grutescos, motivos a candelieri, sirenas, frontones clásicos, etc, en gran profusión pero perfectamente concebidos y ejecutados. Los grupos dedicados a la vida de Jesús y de la Virgen representan La Oración en el Huerto, El prendimiento,
Ecce Homo,la Flagelación, el Vía Cricis, la Piedad, El abrazo de San Joaquín y Santa Ana, el Nacimiento de la Virgen, la Anunciación, la Visitación, la Adoración de los Pastores, la Purificación, la Virgen con el Niño, La Asunción de la Virgen y el Calvario. Un grupo deteriorado y retirado en la sacristía representa la Resurrección. En los primeros lustros del presente siglo comenzaron a desaparecer figurillas menores, pero la mayor depredación se llevó a cabo en julio de 1980; entonces desaparecieron doce esculturas en la actualidad localizadas y recuperadas todas ellas excepto una imagen de la Asunción de la Virgen. El retablo está tallado en nogal negro sobre basamento de alabastro. El sagrario actual es de estilo barroco y claramente posterior al retablo
Guarda Aniñón un Crucificado, talla magistral del siglo XVII, en una capilla cerrada con reja gótica, forja que data del siglo XV. 

La custodia sol, de plata sobredorada con temas vegetales a buril y cabujones de esmalte y pedrería, procede del desaparecido convento de carmelitas calzados de Calatayud. Otra custodia con ostensorio en templete arquitectónico es reproducción casi exacta, aunque en menor tamaño, de la custodia profesional de Fuentes de Jiloca. Ambas, la primera del siglo XVII, y la segunda del siglo XVI llevan punzón de Calatayud 

La iglesia de Aniñón está declarada monumento artístico nacional, y recientemente se le han practicado algunas restauraciones de importancia, dedicadas a la reparación de cubiertas y tejados, reconstrucción del campanario y parte superior de la torre, pintura interior, suelos etc.
Volver a la página principal